Las comidas navideñas populares en Hungría

Publicado el 17 Dec, 2020 por Nikolett

La cena de Nochebuena está definida por costumbres ancestrales y siempre ha sido la más destacada de esta celebración. Antiguamente había un orden y un significado definido tanto para cómo poner la mesa como preparar y presentar la comida. En la cultura campesina, casi todos los alimentos tenían un significado mágico - además de estar al alcance de la gente durante el invierno - por lo tanto el menú navideño tiene muchos elementos característicos en Hungría, aunque también hay algunos platos que adoptamos del extranjero. El artículo incluye también enlaces a algunas recetas.


  • 1.) Pescado

    En Hungría no hay cena de Nochebuena sin pescado. Su significado es doble, por un lado el pez en el cristianismo es símbolo del hombre convertido y bautizado y por otro lado el pez es un animal de rápido movimiento que estimula a la familia a progresar en el año nuevo. Además sus escamas como monedas prometen una riqueza para el siguiente año.

    Los platos más populares son la sopa de pescado y el pescado frito, aunque el consumo del pescado frito es de origen vienés y se extendió en Hungría gracias a una tradición urbana.

  • 2.) Carne de cerdo

    El final del año es la época de la matanza del cerdo, por lo tanto este ingrediente es más que obvio tanto durante Navidad como en Nochevieja o a principios del año nuevo. Pero se debe destacar que según la cultura tradicional el cerdo es un animal que hoza con el hocico hacia delante, por lo tanto traerá progreso y riqueza en el año nuevo.

    Un plato típico de navidad con carne de cerdo es la Col rellena o bolitas de col. El repollo es una verdura que siempre estaba al alcance de todas las familias y está llena de vitamina C, por lo tanto en invierno es un alimento ideal a pesar de no tener ningún significado tradicional simbólico. Las bolitas de carne se pueden cubrir con repollo cocido o con chucrut y se utiliza mucho ajo también, que simboliza la buena salud y espanta el mal.

  • 3.) Pavo, ganso y otras aves

    Delícias como el muslo de pato y el hígado de ganso son muy populares en Hungría, aunque no todas las famílias se pueden permitir dicho manjar. Hoy en día también suele aparecer en las mesas el pavo rellenado con castañas u otros platos más ligeros que la carne de cerdo. Sin embargo según la creencia popular comer aves en el nuevo año no es algo afortunado, ya que la gallina o pollo escarba hacia atrás, provocando atraso, es decir justo lo contratio de lo que hace el cerdo.

  • 4.) Nueces, amapola, miel y manzanas

    Los postres y frutas también tienen un gran protagonismo en Navidad. La miel endulza la vida, simboliza el amor y la belleza y es el ingrediente principal de las galletas de gengibre y otros postres, aunque antiguamente muchas cenas navideñas empezaron con frutos secos o ajo cubiertos con miel también. La manzana representa la unidad de la familia. El padre de la familia solía cortar una manzana en tantos dientes como los miembros de la familia que estaban sentados alrededor de la mesa y todos se comieron su trozo para que la familia siguiera unida y que si alquien se perdía, pudiera volver al camino a casa pensando en la manzana que comieron juntos. La manzana también servía para evocar belleza y salud y para alejar el mal. (según un proverbio húngaro 1 manzana al día mantiene alejado al médico).

    El postre ineludible de la Navidad es el Bejgli que llegó a Hungría a través de Austria y reeemplazó gradualmente al tradicional pastel de Navidad el pan dulce de leche. Su nombre también es de origen alemán y se refiere a su forma original: doblada en forma de herradura. Hoy en día tiene la forma de un rollo con relleno de nueces, amapola o incluso ciruelas, mazapan y castañas. La amapola (junto a las legumbres como aluvias, guisantes y lentejas) significaba la abundancia mientras que la nuez evitaba el hechizo y la usaban para predecir quién estaría enfermo/enferma el próximo año (la nuez buena significaba salud, mientras la nuez podrida enfermedad).

  • 5.) Vino

    En el pasado el día de San Juan (27 de diciembre) las famílias llevaron vino al templo, que el sacerdote bendijo ya que se le atribuía un poder mágico al vino consagrado. Las personas y los animales enfermos se curaban con él o se vertían en toneles de vino para que el vino no se echara a perder. También lo ofrecieron a la gente que viajaba mucho.

Además la apariencia solemne de la cena se vio reforzada por la mesa especialmente preparada. Utilizaron un mantel blanco bordado con color rojo preparado especialmente para Navidad y dado que simbolizaba abundancia y salud, más tarde se usó como mantel para hornear o sembrar. Las migajas dejadas en la mesa estaban estrictamente prohibidas de tirar, se recolectaban para esparcirlas en el campo durante la primera siembra de trigo. Debajo de la mesa pusieron un poco de heno y paja en referencia al pesebre de Belén, y colocaron granos, legumbres, cebollas, nueces y manzana en la mesa queriendo así asegurar una buena cosecha el próximo año.

Te recomendamos algunas actividades en Budapest
Hoteles en Budapest

Niños
     
BUSCAR