Historia de Hungría y de los húngaros - Segunda parte

En 1301 murió el último rey de la dinastía Árpád y la anarquía feudal cesó sólo con el rey Carlos Roberto (1308-1342), un rey con pulso fuerte, de la familia Anjeo de Nápoles. Hizo prosperar la artesanía y el comercio, fortaleció el poder real y transformó el orden social feudal. Además desarrolló la economía. Fue el primer rey húngaro en acuñar una moneda de oro llamándola forint o florín del fiore d’oro de Florencia, modelo que fue aceptado por toda Europa. También fue importante su actividad en política exterior. En 1335 en Visegrád junto al rey checo y el rey polaco establecieron una unión comercial para debilitar la situación dominante de Viena que tenía el derecho de detener mercancías. Su hijo Luis I, el Grande (1342-1382) apoyado en el poder real bien organizado por su padre, invirtió enormes recursos al servicio de las guerras dinásticas y de la conquista. Hizo mucho por la cultura y por la iglesia, en 1367 fundó la primera universidad del país en Pécs (Ciudad Cultural de Europa 2010).

El próximo personaje destacado de la historia húngara medieval es Juan Hunyadi (1446-1452), a pesar de que solamente gobernó durante 6 años. Derrotando a los otomanos en 1456 en Nándorfehérvár (hoy Belgrado), consiguió parar casi 70 años la expansión de los otomanos en Europa. Durante la batalla el Papa Calixto III, promulgó la Bula de las Oraciones y ordenó que al mediodía se tocaran las campanas en todas las iglesias católicas, como plegaria a Dios para que ayude a los católicos a triunfar sobre los otomanos. Desde la victoria este toque de campanas al mediodía evoca el recuerdo del triunfo de Hunyadi y de las tropas reunidas europeas, dirigidas por San Juan de Capistrano. Su hijo Matías Hunyadi (1458-1490) o Corvinus – por la figura de cuervo en su escudo – fue el rey favorito de los húngaros, también conocido como el rey justo. Tenía solamente 16 años cuando fue coronado y durante su reino Hungría vivió su edad de oro. Aseguró el establecimiento de una monarquía centralizada, una de las más grandes en Europa, basada en el poder absoluto del soberano. Desarrolló la industria, el comerció y a través de su segundo matrimonio con una mujer de la familia Medici llegaron al Palacio de Buda artistas renacentistas y científicos italianos convirtiendo su corte en uno de los centros culturales de Europa. Su tercera mujer fue Beatriz de Aragón. De Matías fue famosa su biblioteca “corviniana”, que llegó a convertirse en la segunda más importante de Europa (tras la del Vaticano) y también famosa fue su armada “oscura”. Murió repentinamente y su muerte debilitó el país, porque todo el mundo se centró en la lucha por el trono permitiendo a los turcos aparecer por las fronteras sin que nadie que les detuviese.

La gran derrota en Mohács en 1526 abrió las puertas de Hungría a los turcos y dio inicio a 150 años de dominio otomano. El país quedó tripartito: el Norte (la actual Eslovaquía) pertenecía a la Casa de Austria (los Habsburgos), la parte central del país, incluida Buda (1541) bajo el dominio turco y la parte Este del país bajo el Principado de Transilvania. La verdadera cultura húngara sobrevivió sólo en esta parte del país que disfrutó de una relativa independencia, regida por príncipes húngaros como István Bocskai (1604-1606), Gábor Bethlen (1613-1629), Imre Thökoly (1682-1685, 1690) y Ferenc Rákóczi II (1703-1711). Sólo en Transilvania hubo esfuerzos por reunificar el país, donde se elaboraron diferentes maquinaciones de política exterior para enfrentar a los Habsburgo y a los otomanos. El descontento y la creciente resistencia crearon las condiciones de la primera sublevación húngara contra la Casa de Austria (1604-1606), su dirigente fue Bocskai. A pesar de algunos logros parciales la lucha contra los dos enemigos fue una esperanza sin éxito. Hungría estaba en una encrucijada. Finalmente, a principios de 1685, bajo la égida del Papa Inocencio XI, se fundó la Santa Liga, integrada por el Imperio de Austria, Venecia y Polonia. Tras un cruento asedio se reconquistó Buda (1686), Transilvania (1687) y se expulsó a los otomanos bajo la dirección de Eugenio de Saboya (1697). Los Habsburgos declararon suyos los territorios “reconquistados”, así Hungría cayó de las manos otomanas a las de Austria. Las medidas absolutistas condujeron a sublevaciones y en 1703 a la guerra de liberación dirigida por Rákóczi. Sus tropas liberaron rápidamente casi toda Hungría. Sin embargo por falta de dinero y apoyo financiero-militar cayó el levantamiento. Rákóczi emigró a Francia y luego a Turquía y la clase feudal húngara de nuevo reconoció el reinado vitalicio austríaco.

La situación se agravó nuevamente en el siglo XIX. Se luchó por el desarrolló de la cultura húngara y comenzó el movimiento de reformas con un papel importante de István Széchenyi. La oposición húngara era cada vez más fuerte y con la ola revolucionaria de Europa estalló también en Pest-Buda la revolución de 1848 que desembocó en la guerra de independencia, encabezada por Lajos Kossuth quien logró con la Declaración de Independencia destronar en 1849 a la dinastía de los Habsburgos y proclamar la liberación de Hungría. Una vez más, la lucha fracasó. Austria pidió ayuda de Rusia, y Hungría estando entre dos fuegos quedó derrotada. Después de la derrota se desencadenó un sangriento drama nacional, atenuado en 1860 y finalizado con el Compromiso (1867) y así se organizó la Monarquía Austro-Húngara, formada por dos estados independientes: el imperio austríaco y el reino húngaro, cada uno con su propio gobierno. El período del dualismo fue de gran prosperidad, pero surgieron problemas con las minorías de la Monarquía, y ésta fue sin duda, una de las causas de la Primera Guerra Mundial, la cual acabó con la Monarquía. Por haber luchado en el lado perdedor de la Primera Guerra Mundial, en 1920 Hungría perdió dos tercios de su territorio como castigo que en parte condujo al revanchismo y a la alianza con los nazis y a la participación activa en la Segunda Guerra Mundial, donde una vez más, Hungría cayó en el bando derrotado. Hungría fue ocupada por las tropas soviéticas que expulsaron a los nazis del país y controlaron el territorio hasta 1989. Los soviéticos finalmente salieron de Hungría en 1991. La República Popular de Hungría, una “invención socialista” existió entre 1948-1989. Hoy en día Hungría es una república democrática. Hungría entró en la Unión Europea en el 2004

Forint

Primeros florines húngaros. En la foto: forint de 1342-1382

Codice de la Biblioteca Corviniana

Codice de la Biblioteca Corviniana

Hoteles en Budapest

Niños
     
BUSCAR