10 inventos húngaros famosos

El bolígrafo (1943)

Boligrafo

Invento de Ladislao José Bíró (Bíró László József en húngaro) quien patentó la primera versión del bolígrafo en Hungría en los años ’30 y la versión perfeccionada en Buenos Aires una década más tarde con su amigo Juan Jorge Meyne. En muchos países lo llaman “Birome” el nombre que conmemora a sus inventores BÍRÓ y MEyne. Además Bíró tuvo unos 20 inventos más a lo largo de su vida, como por ejemplo los desodorantes roll-on, una máquina para lavar ropa y la caja de cambios automático entre otros

El cubo de Rubik (1974)

Cubo de Rubik

El invento húngaro más divertido y conocido en todo el mundo. Su inventor Ernő Rubik consiguió patentarlo finalmente en 1977 y se volvió popular en todo el mundo en pocos años. Hoy en día existen varios tamaños y formas del “cubo mágico” (era su nombre originalmente). La habilidad para resolverlo se ha convertido en un símbolo de inteligencia. Cada año se organizan campeonatos mundiales.

La cerilla segura (1836)

Cerilla segura

El inventor János Irínyi solamente tenía 19 años y era estudiante de química cuando empezó a experimentar con la cerilla ya conocida pero ruidosa y bastante peligrosa por los componentes explosivos que contenía. Cambió el clorato de potasio por dióxido de plomo para mezclarlo con el fósforo blanco, y así nació el antecesor de la cerilla segura moderna.


El Holograma (1947)

Holograma

Dénes Gábor inventó y utilizó los hologramas como método para perfeccionar la resolución de los imágenes del microscopio electrónico. Con esta técnica permitió representar más información que con cualquier otro método de la época. Dos décadas más tarde fue perfeccionado con el desarrollo de la luz de láser y hoy en día los hologramas son utilizados en multitud de aplicaciones. Dénes Gábor fue premiado con el Premio Nobel de Física de 1971 por su invento.

La vitamina C (1928)

vitamina C

Albert Szent-Györgyi médico y bioquímico consiguió aislar la vitamina C o ácido ascórbico del pimiento rojo (paprika) y por sus estudios sobre las funciones biológicas de esa vitamina fue premiado con el Nobel de medicina en 1937.

El electromotor (1828)

Electromotor

Ányos Jedlik, un humilde sacerdote Benedicto, profesor, físico, ingeniero mecánico y miembro de la Academia Húngara de Ciencias, fue el inventor del conmutador, presentando el primer dispositivo en tener las tres partes fundamentales de un motor eléctrico de corriente contínua; estator, rotor y conmutador. A pesar de sus fondos modestos, Ányos Jedlik no solamente iba al paso de los avances en Europa sino en varias ocasiones se adelantaba con sus inventos. Investigaba y enseñaba la electrodinámica y llegó a redactar el principio de la dinamo antes que Siemens.

La bombilla de filamento de Wolframio (1904)

Bombilla de Wolframio

Dr. Sándor Just y Ferenc Hanaman fueron dos ingenieros que patentaron su bombilla de filamento de wolframio, que era de más larga duración y daba una luz más fuerte que las otras bombillas de filamento de carbono de la época. Su fabricación empezó en Budapest, y con el tiempo fueron conocidas en toda Europa como bombillas Tungsram. La esencia del método fue que cubrieron el filamento de carbono con suspensión de wolframio y cuando el wolframio tomaba la forma del filamento del carbono, este era eliminado.

Objetivo fotográfico de retrato Petzval (1840)

Objetivo fotográfico  Petzval

József Miksa Petzval era ingeniero-matemático, profesor de la Universidad de Viena e inventor. Sobre todo destacaba en el campo de la fotografía, con este invento consiguió reducir radicalmente el largo tiempo de exposición a la fracción de un solo segundo. Además se dedicaba a mejorar la óptica de binoculares y microscopios, y llegó a perfeccionar el telescopio de Galilei. Tenía sus propios lentes, y el antecesor de los reflectores militares también se atribuyen a su nombre. Hay numerosos homenajes a Petzval en varios países de Europa Central, e incluso en la luna un cráter lleva su nombre.

El hormigón translúcido (2002)

El hormigón translúcido

Áron Losonczi era estudiante de arquitectura en Estocolmo y solamente tenía 25 años cuando descubrió el hormigón translúcido. De este material construyó una pared de altura de un hombre y en 2003 por primera vez fue exhibido en el Museo de Arquitectura de Suecia. Como es un material caro, todavía su uso no está muy extendido.

El concepto de reacción nuclear en cadena (1933)

reacción nuclear en cadena

Leó Szilárd un físico húngaro fue la primera persona en pensar seriamente en la posibilidad del concepto de reacción nuclear en cadena y que en que pudiera existir la bomba atómica. Participó en el Proyecto Manhattan y junto a Enrico Fermi patentaron el reactor nuclear. Szilárd nunca estuvo a favor de que se utilizara la bomba en la guerra, y confiaba en que su simple existencia persuadiría a la Alemania Nazi y a Japón a rendirse. Por desgracia la bomba fue utilizada y causó la muerte de más de 300.000 civiles japoneses.



Hoteles en Budapest