Los vinos húngaros

La reputación del vino húngaro es la de un vino blanco, dulce, característico. Es la reputación que se ha ganado desde el siglo XVIII, cuando el famoso vino Tokaji deleitó a la alta sociedad europea. Hoy en día el Tokaji sigue siendo un símbolo, pero la calidad de los vinos húngaros va mucho más allá, y se puede disfrutar de magníficos y variados vinos producidos en diferentes regiones vinícolas a lo largo de todo el país, regiones entre las que destacamos;

Eger

Vino sangre de toro Una de las principales regiones vinícolas de Hungría, cuna de célebres vinos a nivel internacional. Su abanderado es el famoso vino Egri Bikavér (sangre de toro)

Székszárd

Vino de Székszárd Tierra más propicia para los tintos, destacando el Szekszardí Bikavér

Badácsony

Vino blanco de Balaton Alrededor del lago Balatón se elaboran algunos de los mejores vinos húngaros, en este caso los mejores blancos secos. Estos se cultivan sobre suelos volcánicos que los hacen característicos por su riqueza mineral

Villány

Vino de villany En el sur de Hungría, es quizás la más antigua región vinícola del pais. Por las características de su clima y sus tierras, tiende a producir vinos más jóvenes.

Tokaji

Vino Tokaji El más mimado de todos es éste famoso vino dulce y de color topacio, alabado por famosos escritores y compositores como Beethoven, Liszt, Goethe, Schubert, y Joseph Haydn. La frase hoy en día usada por sus productores como reclamo de marketing “Vino de reyes, rey de los vinos”, fue pronunciada por Luis XIV refiriéndose al Tokaji.

Puttonyos

Puttonyos en el Tokaji

A la hora de elegir un vino Tokaji, fíjese en el grado de Puttonyos que tiene. La graduación va desde 3 Puttonyos hasta 6, refiriéndose al dulzor del vino, siendo 3 el mínimo de dulzura necesaria para ser considerado un Tokaji. Existe un Tokaji más dulce que el de nivel 6, y se llama Eszencia. Su alto nivel de azúcar dificulta la fermentación por lo que suele tener entre 5 y 6 grados de alcohol.